Rangers

 

«Del huevo al pato, del pato al cisne»

Esa es la definición más clara para la etapa de Rangers: la ruptura del cascarón, y la confrontación del mundo real. Abrirse a la vida y comprender que casi nunca el plato está lleno sin esfuerzo, que el dinero no nace de los árboles, y que lamentablemente, la igualdad de género sigue siendo una utopía por la que lucharemos cada día.

Ser Ranger, es no saber quién soy. No consiste solo en enfrentarme al mundo, sino a mi mismo, explorar mis capacidades y crecer en cuerpo y alma. Ser consciente de que el egoísmo solo resta, y que compartir el talento ayuda a crecer en sociedad. Que hay que definir una manera de ver el mundo, respetando siempre aquellas miradas que no coinciden con las mías: ser una persona crítica, y ante todo comprensiva. Pero un Ranger es un scout, y como scout, tiene como objetivo dejar el mundo mejor de cómo lo encuentra.